Acerca de Catalumbrita Villegas

Cocino por afición

UNA IDEA! UN PAN DE HAMBURGUESA

 

Hoy vamos a hacer un pan de hamburguesa. Quizá puede parecer superfluo, y seguramente lo es, pero a veces cocinar es una actividad que alimenta esa parte de uno que tiene que ver con crear o con hacer algo con las manos, sea o no cuestión de supervivencia.

01c7ef2039d95e3fe5170d776f063459c752b0878d

Existen en el mercado multitud de panes que con mejor o peor éxito nos permiten poner dentro una hamburguesa (una carne o un pescado picad@, revuelt@ con algún encurtido, ligad@ con huevo y pan y matizad@ con cebolla o bacon; en fin, un tartar de carne listo para pasar por la sartén) pero un pan hecho en casa es una experiencia que nos reúne con nosotros mismos y solo veremos esto cuando nos animemos a hacerlo y nos tomemos esa hamburguesa donde todo es propio, un camino a los fundamentos del plato, probablemente el más denostado por lo peor de nuestra sociedad: el fast food .

Hablaremos pues, de fundamentos, harina, agua y algo más, más fácil de lo que parece, y delicioso.

Primero veremos la receta, que viene de un blog que se llama Le Petrin, donde aseguran (eso debe ser cosa de franceses) que es la mejor receta de pan de Hamburguesa que se puede hacer. Yo lo he probado, y francamente me quedó bien y me resultó fácil.

Ingredientes:

  • 500 gr de harina de trigo, en mi caso trigo gallego, pero yo creo que mejor HARINA DE FUERZA
  • Un pellizco de sal, unos 12 gr.
  • 25gr de azúcar normal, blanco.
  • Levadura seca, un sobre completo
  • Agua tibia, un vaso (aquí disuelvo la levadura)
  • 75 ml de leche normal o desnatada (tu verás!)
  • 1 huevo y algo de mantequilla, 20 o 30 gr.

Para decorar la hamburguesa usaremos un huevo batido, un pincel, semillas de amapola y de sésamo.

Mezclamos todos los ingredientes en un bol, excepto la mantequilla, así evitamos que se engrase demasiado la masa. Cuando empiece a ser manejable, seguimos en la mesa espolvoreada de harina. La trabajamos hasta que quede lisa y homogénea, que sea un poco resistente pero no pegajosa, eso lo iremos consiguiendo con experiencia y añadiendo harina poco a poco. Al final le incorporamos unos trozos de mantequilla que esté a temperatura ambiente y terminamos de amasar. (unos 10-15 minutos. Es importante amasar durante algo de tiempo, es lo peor de amasar, pero es muy importante. Las máquinas de amasar resuelven esto con eficacia). Ahora que hemos terminado con la masa, le damos forma de bola y la dejamos reposar en un sitio templado un par de horas o hasta que doble su tamaño.

Para seguir, dividimos la masa en 8 trozos iguales y hacemos una bola con ellos y los dejamos reposar encima de la mesa unos 10 minutos, esto hará que se relaje y luego evolucione mejor.

01e9e47bc760b71c3f3d250d97b5a21f6cf9562750

Ahora haremos una bola con cada trozo, esta operación se llama bolear, y es más fácil que veáis este video que yo os lo explique.

Pero lo intentaré 😉

Cogéis la masa con la mano y sobre la mesa, lisa, sin harina, le vais dando vueltas dejándola girar entre el anular y el índice y la palma de la mano, como si fuera una pelota que quiere escapar de vuestra mano, y cuando consigáis una bola lisa la dejáis aparte en un sitio templado hasta que crezca una vez y media su tamaño, luego los colocáis en un papel de horno sobre una bandeja, las aplastáis suavemente con la palma de la mano y los pintáis con un huevo batido, le espolvoreáis con las semillas y las metéis en el horno precalentado a 200º

¡Estarán ahí unos 15 minutos o hasta que veáis que se han cogido un bonito color tostado, luego hacéis las hamburguesas, de carne o pescado, como os indico en alguna de mis recetas y a disfrutar que son dos días!!!

 

 

 

Anuncios