“Hoy cocino Yo”, una actitud ante los demás

image

Es el mejor momento, cuando tomas la decisión de cocinar. Lo más importante es que si te sientes creativa, se te ha antojado algo, te bulle una idea en tu cabeza sobre el recuerdo de un plato que probaste o viste, un aroma, una textura, cualquier cosa que te impulse a meterte en la cocina, no lo dudes es un buen momento para cocinar. Si lo compartes con quien compartes tu casa, o vas a llamar aun compañero de trabajo o un amig@, la familia o una victima que has elegido en la calle, no lo dudes será un ÉXITO, porque la cocina es un 70% de intención y un 30% de cariño y atención.

Ahora, lee tus libros de cocina, Internet, busca, llama a tu madre o a tu padre, a tu suegra, documéntate siempre, es fundamental acudir a las fuentes constantemente. Los buenos cocineros siempre buscan en las recetas! La Creatividad te va abordando en el proceso.

No seas estrict@, al mismo tiempo repasa tu cocina, rebusca entre los armarios, y si crees que lo que tienes es compatible, tira para adelante! pero si sientes una necesidad imperiosa de ir al mercado o al súper o a la tienda de la esquina, vete! pero ojo, vete mejor después de comer algo, tu economía lo agradecerá.

Es importante ir haciéndote con unas herramientas adecuadas, eso dependerá de tus posibilidades, no te olvides que se come desde hace siglos, que se hace en cualquier sitio, que la comida puede ser fría, caliente, en conserva, macerada o incluso enlatada. Tus perolas, tus sartenes, los cuchillos, los bols, los tapers, la Thermomix, etc.,… están bien, pero el que no consigue hacer un plato con lo que tiene en casa, es que no lee este Blog o  no merece leerlo.

Pero como cualquier creativo, te sentirás más a gusto a medida que te dotes de unas buenas herramientas, y mucho mejor si te las van regalando en agradecimiento a lo bien que comen contigo. Sin embargo, hay una herramienta que es fundamental para cualquier cocinero, y muy personal, y son los cuchillos, en concreto un cuchillo, el Cebollero!, ese amiga mía, cuídalo, afílalo y entiérralo adecuadamente el día que lo sustituyas, cuando se haya hecho viejo.

Con esto empezamos, espero poder tener un ritmo de escritura adecuado y si sirve para algo…. mejor!