Crema de Calabaza

Hay algunos platos que por nuestra cultura, tradición o una oscura relación con la edad, se nos resisten y probamos pocas veces aunque estén llenos de sabor, de posibilidades y como en este caso, de color.

De pequeñ@ no veía con buenos ojos esa pasión de mi padre por meter en una de aquellas calabazas gigantes, un montón de pan, queso y los trozos de la propia calabaza debidamente escogidos y depurados de pepitas y unas rafias coloradas, que más  tarde averigüé eran la base del delicioso cabello de ángel. Mi padre encendía durante toda la mañana un horno de barro en el jardín donde después cocinaba una enorme calabaza que luego servia en la mesa con la tapa y el tallo incluidos. Así, probé por primera vez una crema de calabaza.

Crema de calabaza 01

Pero, hoy vamos a ser muy prácticos y os voy a relatar una receta sencilla, que podéis sofisticar fácilmente, como si fuerais uno de esos chef mediáticos  que tan de moda están. Pero antes, vamos a pensar en nuestro ingrediente principal, la Calabaza.

Por si sola, sabe poco, suave y dulzona pide a gritos un compañero de viaje para ir al plato. Por ello va muy bien cuando la combinamos con sabores que le aporten personalidad. Pensemos en un queso francés, de vaca, algo curado, o ahumado, o un jugo de carne, intenso, también, la nata, que la suaviza  y le da cuerpo. Podemos jugar con el Jamón Serrano, o unas migas, muy finas, salteadas en una sartén. En fin, como siempre, vuestra imaginación no solo dará a vuestros platos una vida personalizada y singular, sino que os permitirá evolucionar y adquirir destreza en la cocina.

  • 400 gr de calabaza. No importa el tamaño, porque la prepararemos y lo que sobre lo congelamos para otra crema.
  • 200 ml de nata
  • 150 ml de caldo de carne.
  • Sal, pimienta y nuez moscada
  • Una loncha de jamón de unos 50 gramos, o de bacon
  • Cilantro picado y un chorrito  de aceite del bueno.

Ponemos el horno a 180° y envolvemos la calabaza en aluminio sin pelar, y la tenemos ahí unos 40 min. Luego la pelamos, desechamos las pepitas y los pelillos esos que tiene. Solo vamos a usar la carne naranja que nos quede. Separamos la cantidad que queremos y el resto, lo dejamos enfriar y lo metemos en una bolsa y al congelador.

Ahora cogemos una batidora y echamos en ella la nata (vale la de cocinar, pero si después vais a usar un sifón es mejor de 35% de grasa o para montar), el caldo, la calabaza cocida y las especias, salvo el Cilantro que es para decorar.

Lo batimos muy fino, hasta que quede una crema muy suave, probamos y rectificamos de sal, pimienta y nuez moscada. Cogemos un cazo y calentamos suavemente. Recordad que las comidas que llevan nata no deben hervir fuerte mucho tiempo. Ahora hay para ricos (con Sifón) o para normales, como se hizo siempre, pero con mi toque o el vuestro.

Ahí va el mío:

Toque: Se tuesta en una sartén el jamón o el bacón, y se pica muy fino, se sirve la sopa caliente, pero que no haya hervido, esta sopa está muy rica sino está muy caliente. Ahora espolvoreamos el jamón, el Cilantro y terminamos con un chorrito de aceite del bueno.

Si tienes un sifón, termina de calentarla con un poco de mantequilla, y cuélala antes de meterla dentro,  y a servir esta deliciosa espuma de calabaza, después termina como antes!

Si os preguntan decidles que habéis estudiado en Lyon, con Paul Bocusse, menos no se lo van a creer, suerte!!

Crema de calabaza 02

Anuncios

Un pensamiento en “Crema de Calabaza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s